Translate

Thursday, December 22, 2016

2017 EL AÑO DEL CANAL DEL CHOCO

El Istmo del Chocó ha sido motivo de intensos estudios desde hace más de quinientos años.  El Chocó, una región lluviosa, privilegiada por la riqueza de sus suelos, saqueada por siglos de intensa miseria que se ha llevado millones de onzas de oro y de platino sin dejar nada para los resignados habitantes, mantenidos en la ignorancia y la pobreza por poderosos intereses. 

Un distinguido autor Chocoano tituló su libro: “Choco, la Tierra del Diablo”.  No se puede comprender que esa tierra tan fecunda permanezca en la miseria, donde reina el paludismo y ocupa el primer lugar en la mortalidad materna e infantil del Hemisferio Occidental. 

Los Obispos del Chocó lanzaron su denuncia sobre la Crisis Humanitaria en un video que ha recorrido el mundo sin tener respuesta. Los hechos fueron confirmados por el Defensor del Pueblo y por las Naciones Unidas: <https://www.youtube.com/watch?v=mD87t3iyWMY>.  Los hechos solamente han  conmovido a Su Santidad el Sumo Pontífice quien vendrá al Chocó para liberar a los Chocoanos de la maldición en que se encuentran. 

En Agosto pasado, se rebozó la copa y los Chocoanos gritaron NO MAS!  Ha sido el último de varios Paros Cívicos que han movilizado a la población entera.  Viajaron con premura a Quibdó los funcionarios del Gobierno nacional para atender el Memorial de Agravios:  Se sentaron en mesas de trabajo, escucharon las múltiples quejas del sufrido pueblo y prometieron cumplir todas las promesas.  Regresaron a la Capital Andina y el Ministro de Hacienda informó a todo el mundo que el Déficit Fiscal no permite atender los justos reclamos.  No se hizo nada.

La ley 53 de 1964 ordenó la elaboración de los planos y estudios económicos del Canal Interoceánico.  Fueron contratados por dos compañías de Nueva York para diseñarlos, se pagaron millones de dólares y están “extraviados” en el Ministerio del Trasporte.  Veinte años más tarde, la ley 53 de 1984 ordenó la construcción del Canal Interoceánico, sin embargo esta ley tampoco se ha cumplido. La Constitución de Colombia de 1991, Artículo 277 encarga al Procurador General de la Nación de hacer cumplir las leyes. Todos quienes han ocupado ese cargo hasta ahora han hecho caso omiso de la última Carta Constitucional.

El Vice-Presidente y el Director de la Agencia Nacional de Infraestructura comprenden que el Canal del Chocó es la obra más rentable que pueden acometer y prometieron aprobar las licencias si se consigue la financiación.  Para hacer el Canal, es necesario cortar los árboles de la zona del Canal que se extiende desde Coredo (6.93333, -77.65) hasta Leoncico: 8.017277, -76.902789, una distancia de 140 KLM por 250 m de ancha.  Se estima que el valor de la madera oscila entre un mil y tres mil quinientos millones de dólares.  

El recurso de la madera es de las Comunidades Afro-Chocoanas y de los resguardos Indígenas quienes se han congregado en la Asociación Privada  Canal del Atrato con el propósito de construir el Canal del Chocó.  La venta de esos recursos puede servir para pagar nuevos estudios e iniciar la construcción de la obra.  Hay más de trescientas publicaciones sobre el Istmo del Chocó cuya vía fue descubierta en 1853 por el Banquero Neoyorquino Federico M. Kelley.  Cinco años después otra expedición enviada por el Gobierno de Estados Unidos, comandada por el Teniente Michler con veintidós científicos confirmó la ruta e hizo los primeros estudios ambientales.  La Guerra de Secesión de Estados Unidos impidió la realización del proyecto en esa época.

Se estima que la construcción del Canal del Chocó puede costar cien millones de dólares por kilómetro para un total de catorce mil millones.  Ese dinero se puede conseguir en la misma forma que se financió la ampliación del Canal de Suez con la emisión de Bonos que se agotaron en seis horas. Los trabajos hechos por los Ingenieros Militares de Egipto aumentaron los ingresos a US$9.500 millones de dólares al año.   

La ampliación del Canal de Panamá puesta en servicio en 2016 quedó muy pequeña para los Buques Ultra Grandes de Contenedores  (ULCS) que no caben por las nuevas esclusas.  Estas naves serán el 85% de la flota en el año 2030.  El Chocó tiene la oportunidad de salir de la crisis, de acabar con la miseria, falta de educación y de salud con un flujo contínuo de fondos que pagará la deuda en poco años y traerá prosperidad a los Chocoanos.  Dios quiera que los 27 Batallones de Ingenieros Militares rompan el Istmo del Chocó y conecten los dos océanos para beneficio de la humanidad. 


Jaime Gómez González, MD