Translate

Wednesday, April 22, 2015

Carta al Senador Luis Evelis Andrade

H Senador Luis Evelis Andrade Casama
Sr. Dr. Jesus Ma España, Secretario Comisión VII Senado de la República
Bogotá, Colombia 

Honorables Senadores:
Unos pocos comentarios en relacion con la sesión realizada en Quibdó el 14 de Abril de 2015

1. 49%   del departamento es población rural


2. “Fumigaciones alteran el ambiente y producen problemas de salud en

humanos”

3. “Minería no sostenible e ilegal, contaminación de ríos y mercurio como

causante de enfermedad”

Presupuesto Nacional 2015 = Ps  200.000 mil millones 

5. “Se requieren 22 mil millones de pesos para resolver situación de salud del departamento?”

Los párrafos 2 y 3 tienen toda la razón.  El Gobierno de Colombia es responsable de utilizar la Guerra Química y Biológica contra los campesinos, una práctica prohibida por la Constitución de Colombia (artículo 81) que se ha violado desde antes de secarse la tinta de las firmas.  Eso ha causado un millón y medio de niños muertos o discapacitados, no sabemos cuantos casos de Cancer, Enfermedad de Parkinson y otras afecciones del sistema Nervioso.  Esta en manos del Congreso hacer una ley para prohibir específicamente las “fumigaciones, aspersiones" o cualquier otro termino  homónimo para disfrazar el genocidio disfrazado que están cometiendo. 

También:  Urge modificar el Código minero: como es posible que el Chocó que produce 47% del oro de Colombia equivalente a un millón de onzas que valen un mil doscientos millones de dólares  y quien sabe cuanto platino por que se llevan el mineral en aviones, una práctica que deben prohibir y exigir una refinería en Novita o en Condoto controlada por el Banco de la República. Ademas deben obligar a las compañías mineras a usar metodos para no contaminar con mercurio los ríos de Colombia.

Deben prohibir la destrucción de los equipos pesados decomisados a los mineros ilegales, entregarlos a los Ingenieros Militares para que hagan la obra del Canal Atrato-San Juan y la mantengan a 3 metros de profundidad para servicio de carga con planchones y remolcadores.

La situación de salud del Departamento del Chocó no se corrige con Pesos 22.000 millones o un 10% del presupuesto nacional. 

Es nuestra opinión para resolver el problema de salud del Chocó  se requieren  tres  hospitales de nivel III  de 60 camas cada uno debe ser construido en Istmina, Quibdó y Riosucio.  Estos se deben conectar por telemedicina  con las 27 clinicas en los municipios restantes.

Eventualmente se va a necesitar , una escuela de medicina y una escuela de matronas en uno de los centros médicos.

Teniendo en cuenta que cada cama de Hospital  cuesta  un millón de dólares para la construcción y equipamiento y $ 100.000 / año para el funcionamiento, no hay suficiente dinero en el presupuesto nacional para proveer un Servicio de Salud adecuado al Departamento del Chocó.

Sin embargo, hay un viejo proyecto descubierto en 1855, por una expedición enviada por el Congreso de Estados Unidos en 1858 cuyo   informe se presento  en 1861.  La GUERRA CIVIL de los Estados Unidos  impidió realizar la obra  y el proyecto paso al olvido.

En 1964 la ley Colombia ordenó la construcción del nivel del mar Canal. Se hicieron estudios de ingeniería y económicos en Nueva York,  Estos estudios están archivados en Bogotá listo para he copiado y actualizada.

Este es el único lugar en donde  se puede hacer  un canal interoceánico sin esclusas o túneles.

El Canal de Suez produce $ 5 mil millones de dólares / .año. Están construyendo uno nuevo ahora.

El Congreso de Colombia podría renovar el proyecto, ordenar la construcción, hacer un APP o un AP con los propietarios de los terrenos. Darle garantía del estado,  exención de todos los impuestos para la construcción y por 10 años para las nuevas industrias que se instalen en la Zona del canal.

La  financiación de todo el proyecto, que se estima en $ 13.5 mil millones, más la construcción de los tres hospitales y clínicas de todo el Chocó se puede conseguir con las instituciones financieras internacionales.  Solamente se necesita que piensen en grande. 

Jaime Gomez, MD