Translate

Tuesday, April 21, 2015

El Poder y la Salud Mental

El Poder y la Salud Mental

En la reflexión de hoy los invito a analizar la relación entre la adquisición de poder ya sea a nivel político, profesional o monetario y las necesidades de salud mental de una persona.

A través de la historia  hemos visto casos de personas que han adquirido posiciones muy poderosas como presidentes, dictadores y emperadores que impulsados por motivaciones narcisistas y aspiraciones de grandeza y han demonstrado que su interés por la humanidad estaba totalmente ausente, o destructivo. 

El caso de Hitler el siglo pasado en que logró el sacrificio de 6 millones de Judios.  O los emperadores romanos como Nerón, que incendió a Roma y Herodes que mandó matar a los niños inocentes, en su inseguridad de que un futuro Rey tomaría su poder.  Y de los dictadores que aún viven en el siglo 21, como Fidel Castro, cuya ambición por las riquezas y el poder, lo ha mantenido en la pequeña isla Caribeña, mientras los ciudadanos viven en la pobreza de un pais con infraestructura deficiente.

Sería interesante profundizar en las raices de estos carácteres y conocer cuáles fueron sus relaciones iniciales con sus padres.  Qué tipo de necesidades llevan a desarrollar el narcisismo, o el delirio de grandeza?  Qué crea el enojo y la destrucción por la humanidad?  Cómo puede satisfacer a alguien el sufrimiento y la muerte de nuestros compatriotas?  Acaso son disturbios de la naturaleza?  Son genes “defectivos” que saltan generaciones?  Son químicos cerebrales que conectan a los instintos animales?  Locuras?  Esquizofenia? Megalomanía? O seran fuerzas espirituales oscuras que no conocemos?

Muchos interrogantes que podemos hacernos, pero que también nos recuerdan los códigos religiosos de la humanidad:  Amaos los unos a los otros, no matar, no robar, no codiciar o se pagará el castigo eterno.  Estos códigos o mandamientos, muy sabios que predijeron como la naturaleza humana los violaría a diario, desde los albores de la humanidad como en el caso de Caín que según la Biblia, mata a su hermano Abel.

Hoy vemos como el poder no siempre se busca de manera individual, pero a través de grupos o pandillas destructivas.  Ejemplos como  las FARC que usan los medios de comunicación para demonstrar sus instintos animales de matar y aterrorizar a otros.  No hemos progresado desde aquellos albores de la humanidad!  Luego de dos años de tener la oportunidad de discutir el conflicto en la isla paradisiaca de Cuba, a costa de los impuestos de los Colombianos y su resultado es seguir cometiendo atrocidades y asesinatos.  Esto no indica el mas mínimo recurso de salud mental.  Cómo actuaría en el poder un grupo que no tiene esa mínima  actitud de filantropía, o respeto por sus compatriotas.  Que no le importa la tasa de empleo del país, sino despojar a los Colombianos de su derecho más básico a la vida?

Nuestra sociedad necesita ejércitos de psicólogos y psiquiatras que enseñen la habilidad de relacionarse, de manejar conflictos, del respeto humano.  No todo en la vida es dinero, ni poder.  Las sociedades que han progresado y se mantienen, tienen una dosis saludable de democracia, de proteger los derechos humanos, de igualdad.

A lo mejor los psicólogos debemos poner mas atención a los niños que son maltratados y acosados en la infancia, ya que esto puede causar ese enojo que se manifestará en la edad adulta como el “tanatos” o fuerza destructiva vital mencionada por Freud.

En el futuro, los líderes que se escojan para manejar el país, deberían pasar por un riguroso examen de personalidad y entrevista psicológica, para descartar individuos con tendencias psicóticas que causen mas daño al pais.

Con los billones de seres humanos que vivimos en el planeta tierra hoy en día, la convivencia es mas necesaria que nunca.  Si no se aprende hoy, que será de las generaciones de nuestros hijos, nietos y todos las generaciones futuras?

En la sociedad norteamericana, he tenido la oportunidad de observar como enseñan los valores de filantropía y altruismo a los estudiantes.  Las profesoras/es en clases primarias han desarrollado actividades como los “actos de amabilidad” en que se registran acciones de generosidad de unos estudiantes con otros, o con la comunidad.  Dias en que los estudiantes van a recoger basuras en un parque, o cortan el pasto de las casas de personas mayores, o recogen alimentos para donar a un refugio, o hacen trabajos de arte para exhibir en la oficina de correo, o recogen galletas para enviar a los soldados en la Guerra, o coleccionan libros y cobijas para los prisioneros.  En fin, pequeñas acciones que hasta los mas pequeños pueden hacer, para tener la satisfacción de hacer algo bueno por otros, y alimentar esos impulsos de generosidad y amabilidad para los que tenemos muchas neuronas listas para actuar.  Y todos estos beneficios se publican en carteleras en la escuela mediante termómetros que muestran cuantos dineros se han recogido para una causa, o cuantos actos de amabilidad se han hecho al mes.

El cerebro humano tiene la capacidad de sobrevivir mas en una sociedad donde hay amor y altruismo, que en una sociedad violenta donde se mata a todo el mundo.  Qué es lo que queremos para las próximas generaciones?  Queremos que la sociedad sobreviva en el planeta?  O queremos la extinción de nuestra especie?


Es una decisión muy importante que cada uno de nosotros debe tomar a diario.