Translate

Tuesday, September 2, 2014

Aventura médica en la Guajira

En 1969 estuvimos de vacaciones en Manaure, Guajira, invitados por unos amigos de la familia.

Una noche vinieron a buscar a un médico  pues habia una madre dando a luz que presentaba una complicación obstetrica.  Una mujer indígena multípara estaba en trabajo de parto y tuvo una hemorragia. Dado que los locales sabían que un medico había llegado, me llamaron a atender el parto.

Inmeditamente recordé las enseñanzas de mi profesor Rafael Peralta Cayón, qepd. e hice el diagnóstico de una placenta previa. Yo como Neurocirujano, había atendido el último parto en el Instituto Materno Infantil Concepción Villaveces de Acosta, cuando hacia mi último año de carrera en la Universidad Nacional de Colombia. 

Ordené conseguir diez donantes de sangre para estar preparados en caso de necesitar una cesárea por que se trataba de una presentación de pelvis.   Llame por teléfono a mi compañero Obstetra del Consultorio de Especialistas de Bogotá, Hernando Amaya León qepd, quien confirmó el diagnóstico y me dió "cartilla" con todos los pasos que debería seguir para lograr éxito en el parto. Recordaba las lecciones aprendidas, la maniobra de Madam Mauriceau y otros detalles importantes para atender a la madre.

Gracias a Dios y al médico rural de Manaure, atendimos el parto de una bella niña que nació de pies. 

Cuando regresé a Bogotá, pedi una audiencia con otro colega del Consultorio de Especialistas que habia sido nombrado Ministro de Salud, Dr. Antonio Ordoñez Plaja qepd.  Le relaté el caso y la importancia de tener un servicio de consulta telefónica para la regiones distantes de las ciudades Colombianas.  Le pareció una magnifica idea, pero desafortunadamente, no se hizo nada. 

Ahora que han pasado varias décadas y nos encontramos en otro milenio vemos complacidos que ya existe el servicio de Telemedicina en Colombia y debemos felicitar a todos los que lo iniciaron y lo mantienen, están prestando un gran servicio a la comunidad.  

En el Chocó la mortalidad materna es de 300:100.000 tiene una prevalencia semejante a la que tenia Rwanda hasta cuando implantaron el servicio de Parteras o Comadronas.  Afortunadamente, la Enfermera Ledy Manuela Mosquera ha creado la Escuela de Parteras de Quibdó, que presta un gran servicio a las mujeres en zonas rurales que van a dar a luz. La Red de Parteras, esta necesitando conseguir 62 morrales impermeables de partera (Obstetrical Kits de Unicef) dos para cada uno de los 31 municipios del  Chocó, el Departamento más rico y más abandonado de Colombia en donde deberia existir la Telemedicina. Los 100 parteros y parteras de orígen afro-colombiano e indigena, viajan en lancha o canoa en medio de la espesa selva chocoana para atender a las madres y dar la bienvenida a los bebés de las familias chocoanas.

Cinco años después volvimos a ver a los amigos que habian vivido en  Manaure y nos relataron el resto de la historia que no conociamos.  Según la ley Guajira, si la madre o la niña hubieran muerto, la familia tenía todo el derecho a matar al médico y a su familia. Mis amigos tenían listo un avión para sacarnos de urgencia si hubiese ocurrido esa situación.

Jaime Gómez González, MD  
Description: https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif